Cuestiones sobre la participación del gobierno

Original Source: http://praxagora.com/andyo/professional/government_participation_question.html

Los proyectos que se esfuerzan por mejorar la disponibilidad de la información gubernamental y aumentar la participación pública en el gobierno deben hacer frente a los desafíos que se indican a continuación. Se trata de una lista que ahonda en las barreras legales, organizativas y culturales a corto plazo a las que se enfrenta cada agencia (y que, por cierto, no deben trivializarse), para revisar dilemas más importantes que impiden la implementación de objetivos deseables.

Por ejemplo, la dificultad de persuadir a los trabajadores gubernamentales para que revelen las primeras conversaciones sobre políticas, se atribuye con frecuencia a una cultura de toma de decisiones insular en la que el término más común para “revelación pública” es “filtración”. Pero también existen fuentes legítimas que se resisten a revelar las primeras decisiones políticas. Las soluciones deben enfrentarse al mayor desafío que se indica aquí como partes interesadas y respetar los problemas del tiempo y del pensamiento grupal.

 

El problema de las expectativas

Los proyectos que implican participación deben evitar frustrar al público mediante la formulación de preguntas sin ambigüedades, aclarando los límites del asunto y describiendo cómo responderá la agencia y cómo generará resultados a partir de los comentarios. Incluso cuando las solicitudes de comentarios tratan de establecer expectativas razonables, muchos miembros del público llegan sin conocer las limitaciones (financieras, políticas, informativas o de otro tipo) a las que se enfrentan las agencias.

El problema del tiempo

Se debe solicitar retroalimentación pública en los puntos donde pueda redundar en máximos beneficios, lo que supone una decisión delicada. En las primeras etapas de un proyecto, las preguntas formuladas son demasiado amplias para solicitar retroalimentación útil por parte de la mayoría de los miembros del público, y el rango de respuestas será demasiado difuso para extraer tendencias significativas. En las últimas etapas de un proyecto, ya se han cerrado las decisiones cruciales. La Ley de Procedimiento Administrativo garantiza al público cierto tiempo para comentar cualquier decisión, pero ¿en qué punto se convierten los supuestos y conceptos en una decisión real?

El problema del debido procedimiento

La adhesión estricta a procedimientos formales incide en la creatividad y, en general, ralentiza el cambio. Ahora bien, también protege a las poblaciones poco representadas y evita que los responsables de formular políticas eliminen impetuosamente las vías. Aunque los procedimientos deben cambiar, deben hacerlo de forma que respeten los controles y equilibrios que se establecieron para proteger; el objetivo debe ser el fortalecimiento del debido procedimiento y facilitar su implementación, pero no minarlo.

El problema del pensamiento grupal

Investigaciones sobre la sabiduría de las multitudes muestran que estas no son tan sabias cuando las primeras decisiones de algunas personas tienen gran influencia en los que aparecen después. En esta línea, muchas agencias se muestran reacias a revelar las primeras decisiones, ya que pueden influir indebidamente, o se cree que influyen, en los pensamientos de los asesores públicos. De manera similar, pasar los argumentos de las agencias a las ramas legislativa y judicial puede ser desfavorable a la separación de poderes entre las ramas gubernamentales, puesto que las ramas legislativa y judicial son responsables de corregir los errores de la rama administrativa y, por lo tanto, deben ser algo independientes en su pensamiento. En la otra cara de la moneda, algunas agencias recurren al intercambio de información interna, importante para mantener la memoria institucional.

El problema de la consistencia

Una taxonomía universal es el arcoíris hacia el que los expertos en gestión del conocimiento tienden a dirigirse. Idealmente, cada agencia tendría una forma única de determinar los ingresos de una persona para los programas de ayuda social, una sola denominación para una función realizada por diferentes agencias en diferentes jurisdicciones, y así sucesivamente. Dado que la vida es más compleja, ¿cuánto esfuerzo se debe invertir para crear taxonomías como XBRL? ¿Cuánto pueden unirse los diferentes modelos?

El problema de la adecuación

Es difícil saber cuánta información es suficiente. En situaciones militares y de desastres, el acceso en tiempo real a datos imperfectos es preferible a datos más precisos que lleguen tarde. Pero, incluso en un entorno de oficina, la búsqueda de datos depurados y completos podría no valer la pena. Además, la recopilación de datos del público debe contender con informes inconsistentes e inexactos.

Véase, por ejemplo, el debate sobre datos de líneas aéreas a tiempo en Open Government Initiative Discussion Phase: Transparency Principles (fase del debate abierto de iniciativas del gobierno: principios de transparencia).

El problema del incremento progresivo

Los inmensos sistemas son difíciles de digitalizar y programar con formalidad. Este dilema ha dominado el campo de la ingeniería de software desde el principio, pero es particularmente relevante para los tamaños de los sistemas utilizados en el gobierno. La solución habitual es una «pendiente suave» de conversión gradual hacia el nuevo sistema. Sin embargo, esto puede ocasionar dificultades molestas porque el público o el personal tienen moverse hacia adelante y hacia atrás entre los sistemas antiguos y nuevos. Además, el sistema antiguo debe estar disponible en caso de que falle el nuevo.

Véase, por ejemplo, el Summary of a Workshop on Information Technology Research For Federal Statistics (resumen de un taller sobre investigación en tecnología de la información para estadísticas federales), 2000, publicado por la National Academies Press, pp. 34-40.

El problema de la inversión

Los defensores del intercambio de datos y de la participación pública argumentan que una inversión prudente del tiempo del personal y de otros recursos puede amortizarse a través de las eficiencias e innovaciones resultantes. Pero los gastos en tecnología y tiempo del personal son evidentes de inmediato, mientras que los ahorros son casi imposibles de medir, sobre todo porque la participación fructífera cambia las estructuras organizativas y los sistemas de toma de decisiones hasta el punto en que no existe una correlación simple entre los recursos gastados y los recursos ahorrados.

El problema de la privacidad

Los datos personales añadidos por el gobierno suelen anonimizarse antes de publicarse. Los experimentos han demostrado, sin embargo, que la minería de datos puede identificar a las personas a través de la intersección de datos agregados supuestamente anónimos. Además, algunas organizaciones proporcionan información bajo estricta confidencialidad, algunos datos son delicados cuando están relacionados con delitos y seguridad, algunas personas simplemente ocultan datos cuando sienten que su privacidad no está garantizada, y muchas agencias gubernamentales tienen reglas vigentes sobre información privilegiada. ¿Cómo se puede preservar la privacidad cuando se agregan los datos? ¿Se pueden añadir a las bases de datos para la minería de datos públicos datos protegidos por derechos de autor, proporcionados por una empresa en virtud de un acuerdo de confidencialidad para uso limitado?

Véase, por ejemplo, Building the Virtual State (2001) por Jane Fountain: el debate del asesor empresarial de EE. UU., pp. 141-155, y el debate del Sistema de Control de Maniobras, Versión 2.0, pp. 167-192.

El problema de la vulnerabilidad

Los foros online fomentan el intercambio directo de los primeros pensamientos y juicios mal formados con el propósito de solicitar retroalimentación. Los buenos foros se diseñan con mecanismos que evitan que estas declaraciones sin argumentos se citen y se utilicen de forma incorrecta. Sin embargo, las declaraciones pueden dañar gravemente los objetivos del hablante y del empleador si se sacan fuera de contexto, algo que puede suceder con facilidad si se citan fuera del foro.

El problema de la reciprocidad

La colaboración y la participación es cosa de dos (y muchos más en muchas organizaciones). Si una agencia pone en marcha una fuente de datos que nadie emplea y establece canales de comunicación que se ignoran, el esfuerzo se desperdicia. Es probable que cada parte de los cambios espere a que la otra se mueva primero. Además, es difícil saber qué partes de cada iniciativa deben financiarse o ser atendidas por cada parte, y es probable que ninguna asigne fondos o personal suficientes.

El problema del reconocimiento

Aunque algunos gobiernos desean contribuciones públicas de información e ideas, muchos colaboradores desean conservar los derechos de sus contribuciones. ¿Todo lo contribuido debería entrar en el dominio público, y ocultarán algunos colaboradores información útil bajo estas reglas? ¿Pueden los colaboradores ser reconocidos individualmente por sus contribuciones? La complejidad de estas preguntas se ve agravada por la elección que podrían hacer algunos colaboradores para facilitar información de valor en sitios privados y separados con el propósito de una actualización rápida, de servicios comerciales u otras consideraciones. El personal gubernamental también se evalúa sobre la base de contribuciones que son más fáciles de medir en forma de informes independientes que las empresas de colaboración.

El problema de las partes interesadas

Los foros públicos, online u offline, intentan combatir una de las fallas perennes de la democracia: la participación inadecuada de distritos desorganizados o con recursos limitados. No obstante, estos foros exigen garantías adicionales para abordar otros dos problemas comunes: la dominación por grupos de intereses especiales bien organizados y persistentes, y la tiranía complementaria de la mayoría contra los grupos que sufrirían desproporcionadamente por la adopción de una política.

El problema de las relaciones

La investigación generalmente aceptada muestra que las personas son más eficaces trabajando en grupos locales ligados por múltiples vínculos en diferentes niveles. Se trata de algo incluso cierto en los órganos legislativos, donde los representantes que llegan a conocerse personalmente cruzan los límites ideológicos para encontrar causas comunes (probablemente el único antídoto real contra el partidismo). Sin embargo, la participación online tiende a nivelar las relaciones y reunir a personas que carecen de los lazos con el vecindario. ¿Puede funcionar la participación online a largo plazo? ¿Pueden diseñarse los foros online para reproducir los vínculos que forman las personas de forma natural cuando cohabitan físicamente? Lo ideal sería que los recursos de comunicación de los medios online pudieran utilizarse para fortalecer esos vínculos.

El problema de los umbrales

El debido procedimiento exige el mantenimiento de registros y la notificación de contactos entre los empleados gubernamentales y las personas externas relacionadas con los procedimientos de toma de decisiones. ¿Cuál debería ser el alcance de la aplicación de esas regulaciones en una época de weblogs y buzones de comentarios? Las herramientas pueden automatizar y agilizar el proceso de notificación, pero cada comunicación implica aún gastos generales. Y no podemos comparar la influencia de un ciudadano que se encuentra cara a cara con un miembro del personal con un ciudadano que se conecta a Regulations.gov y publica un comentario que puede pasarse por alto.

El problema de la complejidad

Las leyes, regulaciones, jurisdicciones y los lazos interinstitucionales se han vuelto intratablemente complicados. La razón de la importancia de los grupos de presión (un grupo ridiculizado ampliamente y de forma injusta) radica en que son las únicas personas que entienden esta complejidad. Si el público debe ser un participante eficaz en la toma de decisiones, ¿cómo pueden desentrañar la complejidad?

El problema de la autoridad

Leyes y tradiciones arraigadas han otorgado autoridad a los funcionarios electos, y a los funcionarios que nombran, para representar al público. Aunque la Ley del Comité Asesor Federal regula la formación de comités asesores y de logística, como el gasto y los registros abiertos, ninguna tradición otorga autoridad alguna a los foros públicos que se reúnen para asesorar o presionar al gobierno electo. Los funcionarios electos y demás funcionarios pueden estar en desacuerdo y anular el consenso alcanzado en un foro público, que corre el mismo riesgo de ser presa de las pasiones del momento y de caer en manos de intereses particulares. Cuando las personas sienten que su organización y presión no producen los resultados que desean, ¿fue porque no fueron lo bastante eficaces para organizarse? ¿Fue su propuesta simplemente mala? ¿O los funcionarios gubernamentales estaban alejados de la realidad? Los recursos de los foros son ahora los comunes: la presión pública y la esperanza de cambiar los gobiernos a través de las elecciones.

El problema de la validez

Los datos sin procesar no arrojan información; su interpretación debe informarse por los objetivos y parámetros bajo los cuales se recopilaron y procesaron los datos. Es por eso que los hospitales y los médicos advierten sobre la publicación de datos sobre su actuación; temen que los pacientes no puedan juzgarlos con precisión sin tener en cuenta factores como la gravedad de las afecciones médicas y los resultados esperados. Las correlaciones de datos también pueden producir resultados no válidos debido a incoherencias pequeñas e inadvertidas. ¿Cómo puede incluir la publicación de datos directrices y procedimientos para una interpretación válida, sin reducir la inventiva pública? ¿Puede autocorregirse los comentarios públicos abiertos sobre los datos?

El problema de la responsabilidad

A los individuos les gusta tener derechos y derechos sin responsabilidades. Los distritos exigen a veces acción y luego la socavan rehusando contribuir en la solución. ¿Cómo se puede vincular la creciente participación del público en la toma de decisiones a los compromisos de respetar las decisiones y ayudar a su implementación?

Quiero agradecer a las personas que sugirieron cambios en estas descripciones, sobre todo a Robert Cannon (Asesor Principal de Derecho de Internet en la Oficina de Planificación Estratégica y Análisis de Políticas de la Comisión Federal de Comunicaciones) y a Mark Drapeau (consultor gubernamental y cofundador de Government 2.0 Club).

Andy Oram (página de inicio)
Otros artículos en orden cronológico
Índice a otros artículos
Publicado originalmente el 1 de marzo de 2009; última actualización el 18 de junio de 2009

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *